Mi lista de compras práctica y saludable ☼

El gran secreto para comer sano y sin gastar de más para mí es hacer bien las compras y estar equipada. Por eso, armé este artículo con video incluído, con mi lista de compras práctica y saludable para hacer mis comidas en casa.

También incluí recetas y consejos que descubrí hace un tiempo y me funcionan muy bien. Algo que me parece importante aclarar es que no como para estar flaca, sino que para estar FUERTE.

Repasemos mi lista de compras práctica y saludable:

Verduras: la clave de cada preparación. Las consumo crudas y cocidas en todos los platos. 

Las crudas que uso para las ensaladas son lechuga, cebolla, hongos, repollo colorado y blanco, zanahoria, tomate, palta, rabanitos y espinaca, es lo más comerla así porque conserva todos sus nutrientes, que son muchos. 

Las cocidas, generalmente las corto y las pongo en un sartén con un poco de aceite de coco. Las que más uso son berenjena, zapallito, cebolla, zanahoria, hongos y espinaca.

Con las verduras no tengo límite y compro todo lo que veo cuando voy al mercado. Cuanto más variada sea tu comida, mejor aún y una de las claves en las que te podés fijar en los colores. Si tu plato parece un arcoiris, vas por el buen camino porque te asegurás incluír muchos nutrientes.

Con todos mi platos de verduras tengo en cuenta a las grasas buenas, como aguacate o palta, aceite de oliva, frutos secos y queso o tofu, granos y legumbres para tener una comida completa. 

Frutas: las amo y son un infaltable en mi lista, básicas para empezar el día.

Limón, banana, papaya, mango es lo que más consumo: frutas tropicales. Claro que lo mejor en este caso es consumir lo que tenés a mano y respetar las estaciones. 

Un tip que uso mucho es el de congelar las frutas, esto es genial porque si encontrás algo bien barato, podés frizarlo y lo vas comiendo de a poco. Además, es clave para tener a mano ingredientes básicos para un smoothie o smoothie bowl que ayyy amo hacerlos, en especial este último. 

Nunca las guardo enteras: primero las trozo y luego las pongo en un recipiente cerrado o una bolsa hermética.

Café: amo el café, levantarme a la mañana y sentir el olorcito mientras lo hago me despierta con una sensación hermosa. Hace tiempo que dejé de tomarlo con leche y azúcar: me ocupo de comprar buen café, de calidad y lo tomo solo. Si te gusta de verdad, no hace falta que le agregues nada. Cando quiero un shot de energía le agrego aceite de coco, es un tip que empecé a hacer hace poco y la verdad, me encanta.

Leches vegetales: de avena, de arroz, de coco, de almendras. Aquí hay un punto importante: es mejor prepararlas en tu casa y no comprarlas, porque vienen con unos ingredientes un poco raros que a veces ni sabemos qué es. La que más recomiendo es la leche de avena, es la más económica y fácil de hacer. Las uso principalmente para smoothies o panqueques. 

Queso
El queso es muy práctico para salvarme cuando estoy apurada o no se qué hacer de comer.

Queso: aunque no consumo leche animal, sí como queso. tengo ganas de dejar de comerlo, por eso empecé hace poco a comprar tofu, que es genial para incluír en muchas recetas. La verdad es que el queso es muy práctico para salvarme cuando estoy apurada o no se qué hacer de comer. Unas quesadillas con verduras o un poco de queso en la ensalada puede ser un gran comodín. Un queso que tengo ganas de hacer es el de almendras, dicen que es riquísimo!

Miel: me encanta la miel y es súper sana, pero como muchos alimentos que fui nombrando, trato de moderarme para no incluír demasiado azúcar. Si bien puede ser sano, como el aguacate o palta o los frutos secos, sí tienen un contenido calórico importante. Además, son tan ricos que es difícil contenerse emoji.

La miel uso para agregarle a la golden milk, algún té que raramente tomo o arriba de los panquequitos. Asegurate de comprar miel pura y no un “jarabe con sabor a miel”, me ha pasado de comprarlo y eso sí que es NO recomendable comer.

Condimentos: para todo, saludo, dulce, todo. Los que más consumo son salsa picante, que le da un toque genial a mis comidas y obviamente empecé a incluírla desde que vivo en México, mostaza, que es el mejor aderezo porque es el más natural y contiene menos grasa y químicos, sal, orégano, pimienta, canela, que acelera el metabolismo y tiene un poder endulzante tremendamente rico y Tajín, un compuesto entre sal, chile y limón que venden aquí en México. Otro infaltable es la salsa de soja: con el tofu, los fideos salteados con verduras, amo. Lo mejor es comprar la que es baja en sodio. 

Lo bueno de condimentar bien es que evitás usar tanto aceite y tanta sal, que retiene líquidos. Además, empezás a descubrir otros sabores y combinaciones que le dan vida a tus comidas. Y más si querés empezar a comer más sano: hacé que tus platos sean sabrosos e interesantes. 

Condimentos
Lo bueno de condimentar bien es que empezás a descubrir otros sabores y combinaciones que le dan vida a tus comidas.

Avena: no puedo estar sin avena, es verdad. Un básico en mi desayuno que aporta fibra y proteínas que me dan energía. Los que me siguen en Instagram saben que soy fanática número uno de los panquequitos con huevo y este cereal en hojuelas que compro suelto en el mercado y separo en casa. Muchas personas le tienen terror a la avena: no hay que restringirse de ningún alimento no procesado porque todos son buenos para nuestro cuerpo: asegurate de comer la cantidad necesaria que tu cuerpo pide y ya.

Aceites: uso para cocinar el aceite de coco orgánico. Aunque también tengo muchos usos más con este aceite, es genial. Lo compro en frascos que después lavo y reutilizo para guardar comidas como por ejemplo, mis overnight de avena y chia. El que también uso es el de oliva: condimentos mis ensaladas con un toque de este manjar, me encanta.

Huevos: aportan mucha energía y saciedad y son geniales para cualquier desayuno y para comidas saladas y dulces como panquequitos, tortas o pasteles, como se le dice aquí en méxico, cookies, omelettes, una de mis comidas cuando me quedo sin nada. Los mejores son con verduras como espinaca, hongos, legumbres frescas o enlatadas y queso.

Enlatados: claro que mejor es comer la verdura fresca, pero como les comenté en el punto anterior, me gusta porque son un comodín que me salva muchas veces cuando no tengo los otros listos. Una lata de garbanzos puede ser el complemento ideal de cualquier comida cuando no tuviste tiempo de dejarlos en remojo y hervirlos. Lo mismo con el choclo o elote y las arvejas o chícharos.

Legumbres: los frijoles, las lentejas, los garbanzos forman una gran parte de mis comidas y más ahora, que dejé casi que ya no como carne. Hay que acordarse de dejarlos en remojo 8 horas. Lo mejor es hacerlo antes de irse a dormir y al levantarse, desechar el agua para poderlas poner a hervir con más agua limpia. Podés dejar en remojo bastante cantidad y después ir cociéndolas. Otro tipo de preparar bolsas enteras, separarlas y guardarlas cocidas en el freezer para ir sacando cuando necesites: sólo las calentás y ya está.

Yogurt: compro griego que es un poco más sabroso y proteico que el regular. Es un básico en mi lista porque tiene probióticos, que contienen bacterias sanas que se alojan en tu intestino y regulan tu sistema digestivo y por ende, todo tu cuerpo. Voy a empezar a hacer el yogurt en casa y quiero probar también el kéfir. Te aconsejo que investigues y mires el vivo con el Dr. Ventura que está en mi perfil en el que hablamos bastante de este tema. 

Yogurt y kéfir
Yogurth y fermentados: una gran fuente de probióticos necesarios para nuestro sistema digestivo

El yogurt es clave para agregar a mis comidas como desayunos con frutas y granola, smoothie bowls y como cobertura cremosísima de panquequitos. Si no consumís ningún producto de origen animal te aconsejo que investigues porque sí hay recetas de yogurt con base de leche vegetal para hacer y son geniales.

Cúrcuma y jengibre: son dos raíces que tienen poderes altamente nutritivos. Los uso para hacer golden milk y unos tés que me preparo también con esos dos ingredientes mágicos para tener un buen sistema inmune y desinflamar.

Un tip extra: si querés darle un color natural a tus comidas amarillo y estridente, usá curcuma, es increíble.

Semillas: están en auge más que nunca por su capacidad de concentrar en tan poco tamaño incontables nutrientes y por su capacidad de dar textura a muchas recetas. Quinoa, chia, de calabaza y de girasol son las que más consumo.

Cacao en polvo: lo compro amargo y también a granel, es un gran ingrediente que guardo en los frascos esos que les conté. Es súper energizante y nunca falta en mis panquequitos con avena y banana: ¡un gol!

Cacahuate/mani: una muy buena fuente de energía. Compro en cantidad y en mi casa preparo mantequitas de maní, que siempre muestro en stories

Tostada con mermelada y maní
Pan: nunca dejé de comer pan. Compro uno que viene con semillas enteras y es 100% integral y lo congelo así voy comiendo cuando mi cuerpo lo necesita.

Pan: nunca dejé de comer pan. Compro uno que viene con semillas enteras y es 100% integral y lo congelo así voy comiendo cuando mi cuerpo lo necesita. Usualmente lo elijo para desayunos, cuando hago mi avotoast con huevo y palta o algún sandwich para un almuerzo.

Me gustó mucho compartir mi lista de compras práctica y saludable. Contame si te sirvió, con amor, Flor.

MIRÁ MI VIDEO DE YOU TUBE