Empezá con todo: cómo tener la mañana más productiva

Mi momento del día es la mañana. Hace tiempo que es cuando mejor me siento. Creo que desde que vine a vivir al Caribe mis mañanas son más lindas que nunca. Tenga o no que trabajar, siempre me hago un tiempito para disfrutar y preparar mi día. Y sí, es un momento clave porque está comprobado que en estas primeras horas, la mente está mucho más clara. Repaso mis infaltables para hacer de tu mañana un momento genial:

Empezá preparado: dormí bien. Para tener una linda rutina en las primeras horas del día es importante que respetes tu horas de sueño. No hay nada mejor que levantarse fresco. Cuando duermo mal, todo funciona raro y mi humor no es el mejor. Siempre trato de controlar mi sueño con la app de Iphone y ver que descanse mínimo 6 horas y media, mínimo. Lo mejor: dormir unas lindas 8 horas. Mis amigos me cargan porque soy extremadamente cuidadosa con esto. ¡Lo bien que hago!

✨ ¡Agradecé que estás bien! Valorá lo lindo que es poder hacerlo un día más. Estoy segura de que esa buena energía que le pongas a tus primeros minutos con los ojos abiertos va a repercutir directamente en tu día. A veces se trata solamente de una elección.

No salgas corriendo de tu casa: hacete un tiempo para disfrutar ese momento y hacer todo lo que tengas que hacer. Levantarse y salir de golpe es lo peor que le podes hacer a tu día. Yo necesito mínimo una hora para estar en mi casa antes de salir. ¡Me encanta!

via GIPHY

Planificá razonablemente: hay ocasiones que merecen planificación previa. Por ejemplo, una entrevista de trabajo o un gran evento que tenés el salir de un día laboral al 100. Tenés que estar preparada para no enloquecerte a la mañana. Lo mismo con el desayuno. Si podés adelantar algunas tareítas para la noche anterior, la mañana te va a sentar muy bien y muy relajada.

Dale intención a tu día: no puede comenzar igual un lunes que un domingo. Cada día tiene una intención especial, un logro que querés ver realizado, un objetivo principal. Es mejor siempre elegir uno o dos para no marearse. La mañana es el comienzo en el cual tienes que marcar tu intención. Lo mejor es que lo anotes junto a tus planes.

Musicalizá tu mañana: Aunque estés media hora en casa, un poco de música es un ritual que no tenés que perderte. Yo amo escuchar playlist tranquilas con artistas como Mac Demarco, por ejemplo. ¡Un amor!

via GIPHY

Cumple con una buena rutina de limpieza: Otro punto clave es empezar con la cara limpia. No sólo tenés que retirar tu maquillaje cuando termina tu día, tu piel tiene que estar súper fresca antes de volver a usar maquillaje y cremas. ¿Sabías que en la noche es cuando tus poros se autolimpian? Por eso, cuando te despertás, muchas veces sentís la cara un poco grasosa. Una vez que tengas la piel limpita limpita, usa tu hidratante y protección solar.

Hidratate y alcalinizate: Después de muchas horas de sueño el organismo necesita rehidratarse, desintoxicarse y sobre todo, alcanilizarse.
Uno de los papeles principales de la nutrición es el balance entre la alcalinidad y la acidez del organismo. Es un principio esencial para combatir el envejecimiento, las enfermedades y regular el peso. Un ingrediente clave que alcaliniza el cuerpo es el limón.
Lo que tomo por las mañanas con él es un líquido probiótico que yo misma hago en casa, aunque también es válido apostar por el clásico “un vaso de agua tibia con limón”. Luego de tomar AGUA sea como sea, podés probar con un café o mate. Yo soy fan del mate a primeras horas del día y más tarde sí comienzo con el café. Otra buena opción de probar con jugos o smoothies.

Preparate un buen desayuno: siempre es recomendable empezar con un desayuno nutritivo. La cuestión es cuándo. Mientras que hay personas que comen ni bien se levantan, tal vez por practicidad o por hambre, hay otro grupo de personas que deja pasar un tiempo más largo para comer la primera comida del día. Creo que eso depende del organismo de cada uno, sé fiel en escuchar qué pide tu cuerpo.

Volviendo a la nutrición: los desayuno que más me gustan son los panquequitos con avena, tostada con palta/aguacate y smoothie bowl con muchas frutas, frutos secos y granola.

via GIPHY

Elegí cómo quieres empezar tu día: ¿Sos de las más activas o preferís ponerte a trabajar con tu computadora? Personalmente, depende. Mientras que cuando tengo que entrenar lo hago generalmente en las mañanas, hay días que prendo la computadora y empiezo a trabajar desde temprano. Hacer ejercicio en las primeras horas del día te va a dar una onda bárbara y vas a tener más energía que nunca. Si no lo probaste, haceme caso. No hay nada más lindo que ‘sacárselo de encima’ bien temprano.

¿Hay algún tip más que quieras agregar? Me encantaría escuchar el tuyo.

No te olvides de compartir este post y etiquetarme en las redes sociales como @florgaonaa para saber que te gustó ✨