Por qué la copa menstrual es lo más y cómo se usa

La copa menstrual es MI aliada y la de millones de mujeres. Afotunadamente, cada vez somos más las que nos sumamos a dejar de contaminar con toallitas y tampones. Te voy a contar por qué para mí es lo más y cómo se usa, por si todavía no estás convencida.

Antes no tenía idea de qué se trataba, pero una vez leí y me interesó mucho el tema. Me parece clave que comencemos a sacarnos un poco las viejas costumbres y adaptarnos a lo que mejor nos funcione. Y unos meses más tarde, me llegó un mail de Maggacup, la única empresa argentina que las fabrica desde 2013. Aclaro que este no es un post patrocinado, sólo que me la mandaron para que pruebe la copa menstrual y acá estoy, 10 meses después escribiendo esto y feliz de haberla probado.  

Ni bien mencioné el tema con un grupo de amigas recibí varios comentarios en los que la palabra “asco” aparecía varias veces.  Y me hizo pensar en lo ridículas que somos a veces, que nos da asco nuestro propio fluído.

La verdad, es que desde que le empecé a usar, no la cambio por nada y vivo contando los beneficios a todos.

Mirá por qué:

1. Es ecológica. Evitás desechar kilos de plástico, algodón y papel por ciclo. Durante su vida fértil, cada mujer usa entre 13 mil y 14 mil toneladas de tampones.

2. Es más económica. Mientras que en Argentina sale 495$, y dura 5 años, en ese tiempo, gastarías 4200 pesos, o más.

3. Dura 5 años. Como comenté en el punto anterior, es reusable. Más adelante te cuento cómo.

4. Es comodísima: admito que al principio tenía un poco de miedo, pero una vez que la usás, a la 5ta vez que te la cambiás, no la sentís más, como sí pasa con los tampones. No se nota, no se corre, jamás y podés realizar todos los deportes, etc. Además, ¡si vas a la playa no se ve el hilito!

5. Es sana: está científicamente comprobado que los tampones y las toallitas tienen componentes cancerígenos que usan para blanquear los productos que obvio, hacen mal porque están dentro de tu organismo. La copa en cambio, está realizada en suave silicona atóxica e hipoalergénica.

6. Necesita menos “atención”: desde que la uso, casi ni me doy cuenta de que estoy “es esos días” o menstruando, hablando correctamente. Dura entre 8 y 12 horas.

7. Es muuucho más higiénica: cuando la pruebes, te vas a sentir súper limpia.  

8. Te hace conectar de otra forma con tu cuerpo: la sensación de asco o de vergueza no se siente con la copa menstrual. El tener que colocarla, sacarla y luego vertes el fluído te hace conocer a tu cuerpo.

¿Y qué mejor conectar con la feminidad mientras evitás contaminar y generar desechos? simplemente es la ecuación perfecta.

¿Cómo se usa?  -Cada vez que comenzás un ciclo, la colocás plegando la parte de arriba. Mide lo mismo de diámetro que un tampón. -Luego, se acomoda sola al moverte. Si sentís algo, podés sacarla y volverla a poner sin problemas. -De 8 a 12 horas es el período que la podés tener puesta. Vos te vas a ir conociendo. ¡Confía! Cuando la cambiás, apretá abajo para que entre un poquito de aire y sacás. Tirás el contenido en el inodoro y la lavás con agua fría sola. La volvés a usar. -Cuando tu ciclo terminó, la lavás con agua y la hervís durante 3 minutos. Guardala siempre en la bolsita en la que viene u otra destinada sólo para eso.     Viene en dos talles y la podés comprar también en el exterior, claro. Cuando me la mandaron a mí, también lo hicieron a mis compañeras de Fashiontvla.com y escribimos una nota con nuestra experiencia. ¡Todas somos súper fans!

Basta de tabúes ♥ cuéntenme qué les pareció este artículo y si la probaron, si piensan probarla, etc.